Ni en casa del presidente Abinader hay opinión monolítica sobre las tres causales

La familia del presidente Luis Abinader está dividida en el tema de la despenalización del aborto en tres excepciones.

Hoy, la primera dama, Raquel Arbaje, reveló que no aboga por la interrupción del embarazo cuando la vida de la madre corre peligro en la gestación, cuando el feto es inviable y por una violación, que son los motivos a los que se aferran los sectores que luchan para que el aborto sea permitido legalmente.

En su cuenta de Twitter, Arbaje aclaró que ningún miembro de su familia forma parte del campamento, como refirió un usuario de esa red social.

Dijo que su hija menor, Adriana Margarita, que estudia fuera del país, marchó el pasado domingo por esa convicción, pero que respeta su manera de pensar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *